Te encuentras en:  
Inicio

Té con Sombrero

Recibimos una fina invitación a una Fiesta del Té, que congregaba a la comunidad al  "Té del Sombrero" en Monte Schoenstatt, para el sábado 6 de Mayo a las 16 horas.  Nuestra casa de Familia se llenó de alegría, sombreros y perlas con  mujeres y sus mamás, hijas, nietas, sobrinas y amigas. La tarde prometía vivencias con quiénes han sido importantes en nuestra vida.  

 

Nos encontramos con mesas decoradas con esmero y dedicación, galletitas con mensajes del PJK, preciosas teteras, sandwiches ricos, torta, café o té, y jugo de naranja. Todo atendido por el Consejo de la Rama de Señoras con vistosos delantales amarillos con la imagen de la Mater.

El ambiente fue grato y acogedor y todas estábamos muy a gusto. Una película nos hizo entrar en el tema del legado que dejamos a nuestros seres queridos.

La Hna. Christa Marie, asesora de la Rama de Señoras de Monte Schoenstatt, nos explicó de qué se trataban unas preguntas que también estaban en nuestras mesas;

¿Qué legado me gustaría dejarte? para las mamás.

¿Qué me gustaría recibir de ti? para las hijas.

Contestar esa pregunta en una tarjetita preciosa, sería el regalo de esa tarde para nuestra invitada.

Todo continuó con premios, testimonios de mamás, abuelas e hijas, tortas, premios y risas. Hubo testimonios que nos hicieron pensar y emocionar. Fue lindo ver tres y cuatro generaciones unidas. Las señoras mayores llegaron con sombreros de sus antepasados, emocionadas contaban que eran de sus mamás y como las recordaban. Como en los grandes eventos se tomaron fotos, con la opción de posar en un lindo marco decorado.

Se rifaron tortas y corrieron las primeras que tenían el "Hacia El Padre" en la cartera, el por un esperado premio. Hubo premios para una novia, una mamá con la guagua de 1 mes, la abuela con más nietos, la más joven, la con más años de casada, en fin todas nos sentimos premiadas.

Y así llegó la hora de término, viviendo como si el tiempo no contara.

Quedamos con un sabor dulce, con ganas de seguir calentitas en un té sin tiempo para conversar tantas cosas importantes de la vida.

Muchas gracias  al Consejo RdS por esta actividad, en la que no faltó detalle y estuvo cargada de calidez humana.

Gracias a todas las señoras y a sus invitadas, por darle sentido al "Té del Sombrero Monte Schoenstatt" 2017.

Fue una tarde inolvidable.

Ver fotos