Despidiendo a nuestro querido Jorge Sanhueza

Como familia queremos despedir a Jorge Sanhueza, una persona muy importante para la Rama de Santiago Cordillera, que trabajó siempre con cariño y dedicación por el Movimiento. ¡Gracias Jorge!

Querida Familia de Schoenstatt:

Quisiera agradecer a cada uno de ustedes quienes nos están acompañando en este difícil momento de la partida de mi Jorge querido. Quiero agradecer por pertenecer a la Familia del Padre, quién  a través de los Padres, de las Hermanas y de cada uno de ustedes  que forman la gran familia de Schoenstatt,  nos enseñó y acompañaron en estos maravillosos 58 años  de caminar junto a mi Jorge. La Mater desde siempre nos acogió y hoy le pido que tenga a Jorge en sus brazos y que nos siga dando la mano.

Con gran gratitud y cariño a cada uno de Ustedes

 Elisa Rahmer

El cielo debe estar de Fiesta, cómo no estarlo si les ha llegado un hombre excepcional, un Grande, un verdadero Padre. Supo tan bien encarnar durante toda su vida el querer del PK: ese hombre nuevo que sirvió fielmente a Dios. Agradecidos estamos todos los que lo conocimos, junto a su amada, compañera de vida y fiel Elisa. Ellos desde nuestros inicios en el movimiento nos educaron con su testimonio de vida, nos mostraron que el matrimonio era posible, trabajándolo, que la familia se cultiva y que todo es posible con el amor verdadero. Ese amor generoso que siempre Jorge, tuvo para su familia, al movimiento y a todos los que lo conocimos. Gracias, Señor, gracias Mater, gracias Padre, por permitir conocer un pedacito del cielo a través de Jorge.

Un abrazo y hasta pronto.

Marisol Prat

Todavía no puedo creer que Jorge se haya ido… no me puedo imaginar ningún encuentro de la familia de Schoenstatt, de nuestra querida rama de matrimonio, sin ellos juntos, llegando felices, repartiendo alegría y su buena disposición, en todo lo que compartimos… todo su gran trabajo en la fundación del Santuario de Providencia y la casa de nuestra rama, tantas jornadas en Malloco y después en Bellavista, en que, con tanta dedicación, ellos participaron felices… un gran ejemplo, que realmente pocos podemos decir… siguieron siempre tan fieles y perseverantes…solo ellos, Jorge y la Elisa, uno solo… ejemplo directo y consecuente de matrimonio que cualquiera quisiera ser. Qué gran regalo tuvimos los que lo conocimos… gracias de verdad, por eso. Esperamos permanecer fieles, con ese gran legado que nos dejó.

Pilar Oyarzun

En mayo del 2012, tuvimos la bendición de viajar en peregrinación a las tierras del exilio de nuestro padre fundador, Milwaukee.  Se formó un grupo de 12 matrimonios más el padre Nicholas Matic y la Hermana Asunción.  Tuvimos muchas bendiciones y regalos para esa peregrinación, uno de ellos fue, Jorge Sanhueza y su señora Elisa Rahmer.   Siendo los mayores del grupo, fueron uno más en todo lo que hicimos, no solo eso, fueron unos padres para todos los que fuimos a esa peregrinación.   Jorge siempre aportando acogimiento, humildad, generosidad, alegría y muchos más calificativos, que me gastaría todas estas líneas para describirlo.  El con la Elisa fueron un ejemplo de amor matrimonial, no sé cuántos años de matrimonio tuvieron, pero al conocerlos en una peregrinación, que se vive profundamente la cercanía a Dios, la Mater y el padre fundador, te queda un desafío de tener una vida matrimonial como ellos la vivieron.  Puedes, empíricamente comprobar, que el Matrimonio es un camino precioso y que se puede gozar hasta el término de la vida. Esa peregrinación fue un momento de cielo tan profundo que nos marcó a cada uno de ese grupo con un vínculo muy especial, que hasta el día de hoy se mantiene inalterable. 

Son tantas las experiencias de vida que nos cruzaron con Jorge y la Elisa, que podría estar escribiendo muchas líneas con una infinidad de detalles.  Es por eso que doy gracias a Dios, habernos puesto a este matrimonio en nuestro camino y haber podido conocerlos con la profundidad que los conocimos.   

Gracias Señor por haberte manifestado a través de este matrimonio Santo, te pido por la Elisa para que la cuides y la protejas con tu manto.

Gracias Mater, por este matrimonio tuyo, que vivió la Alianza de amor contigo de una manera real, con una entrega radical a nuestra Rama de familias y a cada matrimonio que pidió un consejo, ayuda o simplemente una conversa.

Francisco Suric

 

Leave a Comments