Homilía del P. Juan Pablo Rovegno por clausura del “Año del Padre”

El Director Nacional del Movimiento se refirió al duro y complejo contexto que vive la Iglesia y los variados sentimientos que afloran en circunstancias como ésta. A raíz de esto nos invitó a recorrer el camino de sanación y reparación bajo la perspectiva de una triple necesidad: la necesidad de recorrer juntos este camino, la necesidad de reconocer nuestras miserias y la necesidad de volver a María y nuestro Padre Fundador.

Necesitamos depositar en el santuario todo lo vivido, porque son rostros, son personas, son niños y jóvenes, son familias, somos nosotros mismos quienes necesitamos sanar y reparar, ofrecer y purificar. El sólo gesto de habernos puesto en camino hacia Bellavista es expresión de una necesidad de reencontrarnos, de encontrar palabras de aliento, de reflexionar juntos la dura realidad de nuestras miserias.

Leer Homilía 

Leave a Comments

dos + tres =