Jornada Comunidades Amplia y Militante: “Somos luz del mundo”

El sábado 27 de agosto, se reunieron en Bellavista las comunidades Amplia y Militante de nuestra rama de familias, para participar de la jornada del segundo semestre. Fue una jornada muy interesante y consistente, en la que tuvimos la oportunidad de reflexionar como el Señor quiere que cada uno de nosotros sea luz, en medio de nuestro mundo convulsionado.

 

 

El sábado 27 de agosto, en Bellavista se reunieron las comunidades amplia y militante de nuestra rama de familias, para participar de la jornada del segundo semestre.

Fue una jornada muy interesante y consistente, en la que tuvimos la oportunidad de reflexionar como el Señor quiere que cada uno de nosotros sea luz, en medio de nuestro mundo convulsionado.

El Padre Mario nos recordaba que nuestro movimiento de Schoenstatt nació en tiempos sumamente difíciles, tiempos de guerra y que es justamente ahí, en medio de las dificultades, donde cada uno de nosotros está llamado a vivir su fidelidad a Cristo y su Alianza de Amor en profundidad (Puedes leer un resumen de la charla, aquí).

Pedro Pablo González y la María Luisa Alamos, matrimonio muy querido de nuestra rama y de gran espíritu apostólico, nos dieron su testimonio respecto a la forma de afrontar las dificultades en nuestra familia, motivando especialmente a aceptar la voluntad de Dios y ponerse en sus manos, siempre buscando lo que Él quiere de nosotros.

Luego la Hermana Asunción nos habló en forma muy clara y didáctica, basada en el video que hoy publicamos. Tomó la imagen del faro y fue explicando y haciendo la analogía con nuestra vida cristiana y schoenstattiana.  Para que el faro sirva de guía a los barcos, debe estar primero que nada cimentado sobre roca para no hundirse, debe tener sus cables conectados con la fuente de electricidad y debe estar encendido.

Después de almuerzo tuvimos una estupenda charla del Padre Luis Ramirez, motivándonos a reavivar la luz al interior de nuestros grupos. Los tiempos de oscuridad, son los tiempos del Padre, son los tiempos de la Alianza.  El grupo es Luz: ¿Cuánto nos ayudó el grupo matrimonialmente?, sin el amor del grupo no seríamos lo mismo, como persona y como matrimonio; Ahí nos educamos en los talentos; aprendimos a conocer nuestra Alianza, nuestro Santuario hogar; vencimos el individualismo; descubrimos el apostolado. Fue una motivación llena de luz, llena de esperanza. Lee más aquí.

Terminamos nuestra jornada con una Santa Misa en la Iglesia del Espíritu Santo.

Ver álbum de fotos

 

 

Leave a Comments