Nace un nuevo centro de Schoenstatt en Lo Barnechea

El pasado 18 de agosto, y después de muchas dificultades y años de espera, llegó el permiso municipal para construir un centro de Schoenstatt en Lo Barnechea. Nos llena de alegría contar con este lugar tan anhelado, desde donde esperamos que la Mater forje personas y familias santas, testimonio del amor del Padre en medio del mundo.

 

 

Con la delicadeza que caracteriza a nuestra Mater, la Providencia quiso que el permiso municipal de este proyecto tan anhelado llegara justo un día de Alianza, en el que además recordamos el aniversario de la muerte del P. Hurtado. Y como un signo de su manto protector, fue también el día en que buena parte de Santiago se cubrió con un manto blanco de nieve.

 

A continuación, dejamos una galería de imágenes del proyecto, y un documento que explica la misión y objetivos de este nuevo centro del Movimiento.

 

MISIÓN DE LA FUNDACIÓN MONTE SCHOENSTATT 

Introducción

Los Fundadores de la Fundación Monte Schoenstatt se sintieron llamados a crear esta institución, el año 2004, en respuesta a las siguientes voces de Dios:

  1. La invitación de su Santidad el Papa Juan Pablo II a fortalecer nuestra fe y nuestro compromiso en la renovación del mundo, en una cultura en crisis, con luces y sombras, con graves problemas y  al mismo tiempo con nuevas posibilidades.
  2. El Jubileo del 31 de Mayo que nos mostró la factibilidad e importancia de:
    1. Trabajar unidos como Familia de Schoenstatt.
    2. Trabajar intensamente por la construcción de un nuevo Orden Social Cristiano
    3. Colaborar con la Iglesia aportándole, con apertura y humildad, el legado del Padre Kentenich.
  3. La corriente de superficialidad e inmoralidad que estamos percibiendo en nuestro país, que nos amenaza con socavar los fundamentos de la familia y de la sociedad cristiana. Experimentamos nuestra debilidad y desvalimiento ante este mundo que pierde su alma
  4. El crecimiento de nuestro gran Santiago particularmente en la Zona de Lo Barnechea donde se construye una ciudad emergente, donde se han establecido muchas familias con tradición religiosa, de gran responsabilidad  y capacidad  para aportar a la Iglesia y a la sociedad chilena.
  5. La presencia del Colegio Monte Tabor y Nazaret y su necesidad de tener un Santuario cercano como elemento esencial para el desarrollo de una fe integral en sus alumnos

Dado lo anterior, nos hemos preguntado, desde la Zona mencionada: ¿Cómo podemos ganar la batalla frente a la agitación y el exceso de estímulos que no nos dejan espacio para el silencio y la vida familiar? ¿Cómo podemos educar a nuestros hijos como hombres de fe, responsables de la sociedad en que viven, en este mundo en crisis de valores?

Para responder a estas interrogantes, la Fundación Monte Schoenstatt se ha sentido llamada a no quedarse cruzada de brazos. Necesitamos fortalecer nuestro mundo interior. Necesitamos una profunda renovación religioso-moral del hombre y de la cultura: la formación de familias que sean como levadura en nuestro medio, que vivan su fe con radicalismo y santidad. Necesitamos hombres y mujeres que sean verdaderos apóstoles en todos los medios y campos de acción.

Sentimos que tenemos una responsabilidad mayor de incentivar y apoyar a los Schoenstattianos y católicos en general, especialmente a aquellos que viven en la Zona, a remar mar adentro, a  despertar de nuestra inmovilidad y trabajar el orden moral y religioso del mundo actual.

 

Nuestra misión

Sustentados por los principios de Schoenstatt, nuestra misión es colaborar con la propagación de la fe en la Zona de Lo Barnechea, asegurando que existan lugares de encuentro con Dios y la Santísima Virgen, abiertos a la comunidad, que permitan formar a  las familias en torno a valores cristianos para la gestación de un nuevo orden social.

Con dependencia de las instancias oficiales de Schoenstatt, la Fundación piensa llevar a cabo su misión inspirada en los siguientes principios:

  • Queremos desarrollar un trabajo como Familia de Schoenstatt, replicando la rica y fecunda experiencia del trabajo en conjunto con diversos miembros de las comunidades de Schoenstatt (Liga, Federación e Institutos) para la preparación y realización del Jubileo del 31 de Mayo. Desde este punto de vista, deseamos enfrentar este trabajo con la máxima apertura sin marginar a ningún estamento o agrupación de Schoenstatt que desee participar.
  • Queremos desarrollar un trabajo con un  gran espíritu de servicio hacia el Movimiento y la Iglesia. Nuestra voluntad es ser simplemente instrumentos de Dios y la Mater.
  • Queremos que las instalaciones que se construyan sean como las cosas del Señor, simples en su ambición arquitectónica y monetaria, pero generosas en su capacidad para que las personas que lleguen encuentren un espacio familiar donde sentirse acogido y en paz y así pueda experimentar con fuerza la presencia y el amor de Dios.

Deseamos desarrollar todos los esfuerzos (espirituales y monetarios) que sean necesarios para que la Mater se instale en la Zona, para que sea Ella la que actúe como la gran educadora de la fe y cuide de que el Evangelio penetre y conforme nuestra vida diaria, produzca frutos de santidad y nos forme como hombres nuevos capaces de influir  en la construcción de un nuevo orden social  cristiano. Ella debe ser cada vez más la pedagoga del Evangelio y aquella que plasme el rostro de Cristo en nosotros.

Queremos hacer de esta Zona una colonia del cielo que irradie luz, esperanza, paz y amor de Dios a nuestro Chile hoy. Nos invade una enorme fe y confianza que nuestra Madre, la Santísima Virgen María quiera establecerse en la Zona, como la gran educadora de nuestras familias. Ella nos quiere ayudar a cumplir nuestra misión y nos necesita como sus instrumentos para la renovación del mundo.

Es así como nos unimos con el Padre y Fundador tal como él decía: “No podríamos realizar una acción apostólica más grande, ni dejar a nuestros sucesores una herencia más preciosa que inducir a nuestra Señora y Soberana a que erija aquí su trono de manera especial, que reparta sus tesoros y obre milagros de gracia”.

 

El proyecto

Nuestro anhelo es ayudar a desarrollar en la Zona un Centro de formación, oración y meditación abierto a la comunidad y que al mismo tiempo albergue y facilite la vida de los distintos estamentos del Movimiento (juventud, familias, señoras, etc.), en las instalaciones que sean necesarias.

Para ello creemos que el Centro debe tener por ejemplo:

  • un Santuario,
  • zonas de meditación y encuentro con Dios, abierto a la comunidad
  • espacios para realizar reuniones que estén al servicio de todo el movimiento,
  • casas para las juventudes y las familias,
  • casas para los Institutos de Schoenstatt que estén al servicio de las distintas comunidades.

Pero lo que nos interesa en definitiva es estar al servicio de lo que nuestra querida Mater tenga pensado para el desarrollo espiritual de la Zona y por ello esta Fundación está abierta a cooperar, de acuerdo a nuestras posibilidades, al establecimiento del centro en la Zona. Consideramos que debe primar el espíritu federativo puesto que esto nos ayudará a cohesionar a la Familia de Schoenstatt en Lo Barnechea, facilitando así que ésta haga suyo el proyecto Monte Schoenstatt.

En síntesis, esta Fundación siente  una gran responsabilidad y quiere responder con un “si” a dejarnos usar como instrumentos y a actuar con gran espíritu de servicio hacia la Iglesia y el Movimiento Apostólico de Schoenstatt, tal como nuestro Padre Fundador lo soñó.

Leave a Comments