Noche del CB2 y María

El CB2 vivió una gran Noche de María. Revívela a traves de este entretenido testimonio.

 

 

 

Noche de María, miércoles 9 de junio de 2010, 20:30 hrs.

Eran las 7 de la tarde y no sabíamos si podíamos llegar, día agotador, taco tóxico en Santiago. Durante los días que antecedieron, recibimos mails de nuestro grupo que hacían presagiar que seríamos los únicos en ir a la Noche de María. Una lástima por nuestros compañeros, ya que estuvo muy lindo, profundo y con varias sorpresas!!

Llegamos a la hora. Afuera hacía un frío que nos hacía pensar que era pura FE lo que nos tenía ahí.  Nos esperaba un rico tentempié y una acogedora bienvenida. Como éramos los únicos del grupo no ubicábamos a mucha gente (por no decir a nadie). Se nos acercaron el Padre Mario Romero, la Hermana Asunción, quien me ofreció cariñosamente su chaleco, parece que me encontró un poco desabrigada, y por supuesto los “Jefes”, quienes nos explicaron en frente del mural con los nombres de los encargados de grupo, las diferentes alternativas a seguir en el camino Schoenstattiano.

Empieza oficialmente la Noche de María con mucha alegría y curiosidad por lo que venía. Ya nos habían advertido que estos “Jefes” eran bastante creativos… No nos dieron mucha información. Salimos al colegio Mariano y nos organizamos en grupos de matrimonio, como estábamos “huérfanos” otro grupo nos adoptó con alegría, incluso me encontré con alguien que no veía hacía 15 años, nos reíamos de tiempos pasados y de darnos cuenta que la vida tiene muchas vueltas.

Bueno reenfoquémonos…en medio del patio del colegio frente a una casona muy linda y antigua, nos invitaron a vendarnos los ojos, agarrar una cuerda y seguir donde nos llevaran…todo un ejercicio de confianza  y entrega (yo por si acaso me agarre del abrigo del Caco, mi marido, no fuera a caerme….). Avanzamos entre tallas y risas como 10 metros sin problemas hasta que nos dieron la orden de sacarnos el vendaje (que pena, queríamos seguir con la chacota). Entramos a un templo muy acogedor con luces tenues que invitaban al recogimiento y reflexión de las palabras del padre Mario, quién nos mostró cómo María actúa en nuestra vida, cómo nos guía si nos entregamos con FE y confianza a su ayuda (se acuerdan de seguir la cuerda con los ojos tapados?)

El padre Romero aprovechó de bendecir los rosarios misioneros que habíamos confeccionado con mucha alegría semanas antes, y nos invitó a hacerle un regalo a María, anotando en un papelito algo que quisiéramos ofrecerle: alegrías, penas, sacrificios, etc., el que posteriormente depositamos en un ánfora. Luego rezamos un misterio del rosario, todo en un ambiente de mucha unión y compromiso. Después de cada Ave María se instalaba una vela en el altar en torno a Jesús.

Y había más…La hermana Asunción nos relató su experiencia de vida con la Virgen y un impactante relato de FE y devoción que la marcó por siempre, en sus tiempos de novicia: en el templo votivo de Maipú, en medio de una misa, entró un hombre sencillo de rodillas y con un ramo de claveles con su mirada fija en nuestra Madre del Cielo, le entregó su regalo y respetuosamente se retiró. Con ello nos muestra un ejemplo de cómo se puede vivir la FE auténtica, sin importar quién esté alrededor, un encuentro entre ese hombre y la Virgen.

Después del testimonio de la hermana Asunción, nos dirigimos al Santuario, se supone que cantando, pero al salir del colegio nos quedamos callados, me imagino que nos dio un poco de vergüenza que nos fueran a confundir con aquellos que  cantan y predican en la calle….  Ahí llevamos las hojitas con el compromiso adquirido momentos antes con la Virgen, rezamos todo juntos y de la misma manera  quemamos los compromisos frente al Santuario, en señal de unión privada e infinita con ELLA.

Finalmente y para terminar la Noche de María, nos tenían preparado un rico cóctel, con champagne incluida, para celebrar  una noche de compromiso filial al calor de su manto y en compañía de su hijo Jesús.

Gracias a los jefes de ciclo Bernardita León y Raúl Strappa y a todos quienes hicieron posible esta celebración, por acogernos y organizar una estupenda Noche de María. La disfrutamos mucho.

Verónica Escobar M. y Carlos Bennett G.

Ver galeria de fotos

Leave a Comments