Nuevos Jefes de Rama

Les presentamos a los nuevos Jefes de Rama de la Zona Santiago Cordillera: Verónica Ochagavía y Coke Matte.

Queridos matrimonios:

En diciembre del año pasado asumimos como jefes de la Rama de Familias de la Zona Cordillera.  Por casi 30 años fuimos parte de la historia del Santuario del Valle de María, de la Zona Maipo. Hoy, de vuelta en Santiago, aceptamos este desafío al que la Mater nos ha invitado. Lo hacemos porque Schoenstatt es nuestra vocación y hoy, más que nunca, experimentamos la urgencia de ser testigos de nuestra fe, de lo que creemos y de lo que es esencial para nosotros. Lo hacemos también porque queremos acompañar y apoyar a nuestros pastores, a tantos amigos sacerdotes, consagrados, hermanas. Sentimos que Dios nos está interpelando y quiere nuestros brazos, quiere nuestra voz.

Todos, católicos y no católicos, hemos experimentado el desconcierto y la desolación por los abusos de cualquier tipo que han causados algunos de nuestros pastores, sobre todo a niños y menores de edad.  ¿Cómo es posible que quienes debían cuidar a sus ovejas se hayan aprovechado de ellas de una u otra manera?

En esta crisis de confianza, ¿en quién creer? ¿Podemos vivir sin confiar, sin establecer vínculos?  ¿Cómo transmitir a nuestros hijos nuestra fe y esperanza si cada día somos sorprendidos por nuevos casos de abusos? Parece difícil no derrumbarse. Sentimos que nos hundimos como le sucedió a Pedro en el relato del Evangelio cuando camina sobre las aguas. Como él, nosotros también quitamos nuestra vista del Señor, dejamos de mirarlo. Ponemos nuestra fe en nosotros mismos…

Ante todo, tenemos razones para tener esperanza, para no dejarnos aplastar por lo que está pasando y por hechos que probablemente seguirán sorprendiéndonos. Tenemos la certeza que hoy, en esta realidad, Dios está actuando. Él nos interpela y sale a nuestro encuentro. Y nos muestra a su Madre como aliada y compañera. La Mater está de nuestro lado. Ella es quien nos conduce hacia su Hijo, quien se encarga de todo. Nada que temer, nada por qué angustiarnos. En nuestra debilidad, Ella quiere glorificarse. Pero nos necesita como sus instrumentos.

A las puertas de los 70 años de la misión del 31 de mayo, la Mater nos invita a asumir nuestra misión. Queremos ser fieles a lo que el Padre fundador vino a buscar a Chile aquel año: aliados de esta gran misión.

En estos tiempos de crisis, el Papa Francisco también nos recuerda que tenemos una misión: es “la hora de los laicos”, nos ha dicho. “Insto a todos los cristianos a no tener miedo de ser los protagonistas de la transformación que hoy se reclama”… (Carta al pueblo de Dios que peregrina, SS. Francisco)

Por eso queremos invitarlos a todos. ¡Tenemos una misión! Hoy queremos levantar nuestra mirada y “esperar contra toda esperanza”. Queremos ser signos de alegría y esperanza para la Iglesia y el mundo.

Nos confiamos a su oración por esta tarea y por el futuro de nuestra Rama. Un saludo cariñoso

Coke y Vero

 “Quedamos en eso, permanecemos fieles” (P.K)

Leave a Comments

once − 1 =