Padre Sidney Fones (1936-2021)

Nuestro querido padre Sidney nos dejó este jueves 29 de abril, después de un largo tiempo de espera, a que su querida Mater lo viniera a buscar y ya lo tiene en sus brazos.

Un sacerdote, pastor en todo el sentido de la palabra, el ideal de su curso “Vinctus Pastoris”, atados al Pastor…atados a Cristo, lo dice todo de su vida.

Un sacerdote alegre, acogedor, siempre dispuesto a escuchar, amaba su vocación y la realizaba con todo. Desde el comienzo de su juventud, siempre se le vio un innato liderazgo y claridad en el servicio a los demás…el padre Sidney trabajó en varios lugares, fue Superior Provincial entre 1980 y 1991, para luego asumir como Vice Superior General en Alemania. Posteriormente, trabajó durante muchos años para el CELAM en Colombia y en la Conferencia Episcopal Chilena. Donde fuese que lo ponía la Mater, el gustoso atendía las necesidades del lugar, siempre con alegría y muy buena voluntad. Siempre tenia tema para todo, su cultura y aprecio especial por la historia y el arte, era un mundo que le fascinaba…a nuestra casa, siempre llegaba a compartir con nosotros y las conversaciones eran claras, entretenidas hasta altas horas de la noche. Disfrutaba salir a caminar y gozaba con la naturaleza, mucho nos contaba de sus vacaciones en el sur con sus queridas hermanas y amigos que lo acogían en sus casas.

Lo mas destacable de él, era la libertad con que enfrentaba los temas, quería siempre las cosas dichas por su nombre, aunque a veces, no todos estuviesen de acuerdo, llegaba hasta el fondo de la verdad y de la posibilidad de escuchar al otro, poniéndose en su lugar. Muy meticuloso y preocupado de cada cosa que se le encomendara y muy cercano a la gente. Esto último es algo que siempre me comentaba mucha gente… cuando trabajó en el Celam, en Colombia, todos quedaron impresionados con su humildad y preocupación por cada uno…no quería ser tratado como un “Monseñor u obispo”, en cada lugar que estuvo dejó una huella imborrable. Cuando llegaba a verlo, era una fiesta y su sonrisa, nunca se me olvidará…siempre enseñando el lado bueno y malo de las cosas, y destacando por sobre todo, que se puede sacar de eso, para poder crecer y no seguir mirando atrás.

Gracias doy a mi querida Mater, por la presencia del padre Sidney y del padre Horacio Rivas en nuestras vidas, que descanse en paz, y acuérdese de nosotros, los que todavía estamos aquí.

Pilar Oyarzun

 

Leave a Comments