Reflexión del Padre Juan Pablo Rovegno: “En medio de las corrientes del tiempo, una corriente de vida…”

No sólo la coyuntura, sino la realidad nos está mostrando un impulso ineludible de compromiso transversal. Y no sólo como una forma de enfrentar los desafíos presentes, sino como una nueva manera de ser Familia e  Iglesia.

“Navegamos en medio de las corrientes de un tiempo tempestuoso y de profundos cambios: la crisis eclesial que en su complejidad y dolor nos exige una nueva forma de ser Iglesia y de servir la vida confiada; la crisis medio ambiental que nos desafía a una corresponsabilidad planetaria para hacer de la casa común un espacio de futuro; la crisis socio-cultural que desafía el orden establecido, exigiendo nuevas formas de relación, inclusión e integración; la
crisis de género, que nos ha mostrado el valor de la mujer, que exige reconocimiento y presencia en todos los ámbitos de lo humano. A eso podemos sumar las diversas crisis que cada uno experimenta en su vida personal y comunitaria, no sólo fruto de nuestra humana condición, sino también de un estilo de vida sobre exigente y sobre estimulado, que impide un sano y equilibrado desarrollo.
Sin embargo, desde una mirada providencialista percibimos signos de vida y corrientes de esperanza, el desafío es descubrir el llamado ineludible que tenemos de colaborar para la configuración de un nuevo orden social.
En ese sentido, este tiempo es una oportunidad para profundizar y proyectar el camino que hemos venido recorriendo como Familia”.

Lee aquí el documento completo

Leave a Comments

2 × tres =